Cantando en las montañas como un loco

Un amigo sabedor de nuestros gustos raros y extravagantes nos pasó este poema hace ya unos cuantos años. Como el niño que recupera un juguete perdido, hemos topado con él a la vuelta del tiempo, por casualidad, y no hemos hecho más que constatar que es sencillamente, machacante. Y si alguien tiene noticia sobre su…