Al sur de la frontera, al oeste de sol

De toda la colección de discos, mi preferido era el de los conciertos de piano de Liszt. El primero en una cara, el segundo en la otra. Las razones por las que me gustaba eran dos: que la funda del disco era preciosa; y que no conocía a nadie —exceptuando, por supuesto, a Shimamoto— que hubiera escuchado esos conciertos….

Casa desolada I

La carpintería de roble a juego con la tarima de los suelos combina perfectamente con las pesadas cortinas de terciopelo azul cobalto. Aunque ya estamos en Abril, la chimenea crepita dulcemente, ofreciendo consuelo al tristón espectáculo de las calles húmedas. Lleva una semana lloviznando sin parar y Londres está cubierto por una piel viscosa que…